lunes, 17 de octubre de 2011

PECV

Fuimos llegando a gotas y
nos mantuvimos contenidos con una sonrisa incipiente
queriendo contener toda la inquietud que
más tarde se vio revelada y compartida

El recibimiento fue generoso, social, relacional, abierto
creativo e intuitivo
espacio y respeto para cada uno buscar su lugar desde
el que actuar y reflexionar

Una mesa se vio repleta de expectativas, pensamientos, ilusiones,
cuestiones en relación a todo lo que comienza
una mesa - poema del inicio

sobrecogida por la capacidad común de actuar, reaccionar, participar
casi sin espacio al vacío, delatando nuestras ganas de hacer

un gusto sobrecogedor para todos los sentidos, un sentirse presente,
común, colectivo

equipo inquieto

una fortuna estar aquí
(un lujo todo, pienso y escribo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada